Hablemos de escribir: PLANIFICAR LA NOVELA

¡Seguimos con Preptober!

Una vez hemos conseguido la idea para nuestra novela (y si no sabes cómo hacer esto: visita este post); nuestro siguiente objetivo es: PLANIFICAR.




Generalmente los escritores se dividen en dos tipos: Arquitectos/Mapa (Planners) o Jardineros/Brújula (Pantsers). Creo que la diferencia entre ellos es bastante clara pero para que nos entendamos mejor, aquí va una mini explicación.

  1. Arquitectos/Mapa: son aquellos escritores que desarrollan todos los puntos de la historia. Apuntan y planifican TODO lo que va a ocurrir, cómo va a ocurrir, cuándo y porque; y todas las dudas que puedan surgir mientras desarrollas una historia. Planifican cada capítulo y qué ocurrirá en cada uno de esos capítulos.
  2. Jardineros/Brújulas: pues todo lo contrario a los anteriores. Básicamente, un escritor jardinero tiene una idea y quizás tiene un poco más de la historia pero ya está. Cada vez que se sientan delante de la historia no tienen nada planeado. Simplemente se dedican a nutrir esa idea, cuidarla y alimentarla hasta que va creciendo y se convierte en una historia. Si pensamos en este tipo como brújulas, se dejan guiar por lo que la historia les va pidiendo y dejan que vaya fluyendo.


Sin embargo, hay un término en inglés que se utiliza para combinar ambos: Planster. Sinceramente, no tengo ni idea si existe algún término para esto en nuestro idioma ¿Ardineros? ¿Májulas?... Lo cierto es que, como ya he dicho, no lo sé; lo que sí puedo asegurar es que yo soy una escritora Planster Májula empieza a gustarme bastante!).
Es decir, cuando estoy planeando una novela (y ya tengo la idea) combino ambos estilos de escritores: 

  • Primero suelo hacer una lista de momentos que sé que van a ocurrir en la novela. A veces solo son escenas y otras veces simplemente son cosas que quiero que ocurran y que probablemente serán más de una escena.
  • También apunto el final, o al menos lo que a mi me gustaría que fuese la Resolución (positiva o negativa, la cuestión es que el problema ya no existirá después).
  • Otra cosa que apunto son los conflictos generales que tendrá mi historia y si ya sé en ese momento cómo los quiero representar.
  • Finalmente, apunto los conflictos externos de mis personajes (los que ya tenga claros) ya que estos son los que aparecen debido a causas del entorno.
Una vez tengo todo esto, simplemente me siento delante de mi libreta o ordenador y empiezo a escribir. Básicamente los puntos anteriores son mi forma de visualizar que temas quiero tratar y, a veces, como ir de un punto a otro. Sin embargo, nunca planeo como sucederán las escenas, cuantas escenas debe haber entre cada punto importante ni como terminarlas; solo dejo que mi mente vaya trabajando y que los personajes y el ritmo me lleven donde quieran (es mucho más agotador de lo que suena jajaja).

Llegados a este punto ya habréis adivinado lo que ocurre: un escritor jardinero no necesita casi planificación así que con un principio y un final le basta. Por ello, la siguiente sección será más de ayuda para los escritores arquitectos. Aunque eso no significa que los jardineros no podáis aprender algún truquillo también. 

Existen MUCHAS técnicas y estructuras para planificar una novela y todas son buenas. El problema es encontrar la que es buena para ti. De hecho, solo existe una forma de comprobarlo: usar varias. Sí, hay que hacer user testing con las estructuras para saber cual de ellas se acopla mejor a tu forma de escribir.

En este vídeo, MartitaraBookVlogs nos explica el modelo de 7 puntos. Es muy interesante porque además también nos explica por qué planificar una novela es útil cuando ya está escrita:




En este vídeo, Katytastic (si venís del post anterior os habréis fijado que es una de mis Autortubers favorita) nos habla de una estructura más larga: 3 Actos, 9 bloques, 27 capítulos. (vídeo en inglés):


Otro recurso que también me ha ayudado mucho cuando he tenido que estructurar o planificar alguna de mis novelas ha sido el Podcast de "El Escritor Emprendedor" por Ana González Duque. Si tenéis un rato, escuchadlo porque está lleno de verdades pero también de consejos.

El último consejo que os quiero dar es: NO OS OBSESIONÉIS con planificar o no. Hay veces en que planificar una historia es lo que hace falta y otras en que no. 
Por ejemplo, mi proyecto Jinetes es una historia de fantasía urbana, con bastantes más personajes de los que acostumbro a escribir y con (de momento) 3 subtramas. Además de una simbología y un poco de worldbuilding; todo esto hace que planificarla con la estructura de 7 puntos me ayude a no perderme. Por otro lado, con el proyecto Biblioteca, que es una historia middle grade, solo tengo una idea, una resolución y una chispa que empieza la historia. No voy a planificar más, en parte porque voy a usarla para NaNoWriMo y no quiero tener que centrarme en solo una escena y no poder ir saltando de una parte a otra, y en parte porque no tiene una trama tan compleja ya que se dirige a un público mucho más joven y por lo tanto no tiene tanta carga argumental. 

Así que como veis, muchas técnicas para poder planificar. Ahora escoged una primero y ¡manos al teclado! (¡o a la libreta!).

Happy Writing :)

Comentarios