ANNALISE KEATING: afroamericana, mujer y bisexual

Triplemente oprimida y también una superviviente nata que esta dispuesta a casi todo para no perder aquello por lo que tanto ha sufrido y luchado. Se oponga quien se oponga. Annalise Keating no se frena ante nadie.

En esta entrada hablaré de los aspectos que hacen del personaje que encarna Viola Davis una auténtica joya televisiva. Por lo tanto, si no sigues la serie al día (tercera temporada) probablemente te vas a encontrar varios spoilers. Sin embargo, estos son necesarios para el análisis de personaje. 


Viola Davis interpreta a Annalise Keating, abogada criminalista quien imparte una clase sobre crimen penal y cómo crear una buena defensa para el cliente.


La protagonista de "Cómo defender a un asesino", serie aclamada de la ABC, es una persona normal y al mismo tiempo es una persona extraordinaria. Sí, extraordinariamente inteligente y manipuladora. Sin embargo, a medida que avanza la serie se convierte en ese tipo de heroína donde deseas que las cosas le salgan bien pese a que sus actos no sean en absoluto correctos.

La Annalise Keating del inicio no tiene nada que ver con la del final de la tercera temporada. Aunque esto tiene sentido si has pasado por la pérdida de un marido infiel y abusador, cubrir a tus cuatro alumnos por su asesinato, traiciones dentro de tu propio círculo de confianza y la muerte de un alumno que consideras como un hijo. Por momentos, parecía que la famosa abogada no iba a poder superarlo y, sin embargo, siempre sorprendía volviendo a alzarse sobre sus cenizas. 

"No pasas a la historia gustando a la gente."

Mucho tiene que ver con su capacidad para sobreponerse a las adversidades el hecho de que durante toda su vida ha sido oprimida por ser afroamericana. Y esto se muestra durante toda la serie, sacando a la luz un tema que, por mucho que nos duela, no pertenece tanto al siglo pasado como debería. Durante sus visitas a su madre, quien también muestra tener un papel fundamental en la vida de Annalise, se explica como la protagonista no encaja (y tampoco quiere encajar) en ese molde de estereotipos que se ha inculcado en la sociedad sobre los afroamericanos. O cómo fue abusada por su tío de pequeña y su madre tomó cartas sobre al asunto pero luego la instó a seguir "como si nada hubiese ocurrido, porque no puedes vivir en el pasado Annalise, debes ser fuerte." Como la misma Viola Davis dijo en una entrevista con EL PAIS:
[...]Ya basta de tópicos, de adjetivos como fuerte, sensual o matriarcal que acompañan a los papeles que ofrecen a las negras. Yo la veo como una persona real[...]
Y no es que su personaje no tenga algunas de esas cualidades, que las tiene, sino que se trata de demostrar que Annalise Keating puede disfrutar bailando (por nombrar otro topicazo más) de la misma forma que disfruta refutando alegaciones y creando nuevas coartadas. Su condición de afroamericana automáticamente le otorgó la responsabilidad de tener que probarse ante otras personas. Como si el color de su piel tuviese algo que ver con su cerebro. 
La segunda opresión que sufrió durante toda su vida fue la de ser mujer. Y esto es algo que todas las series con Shonda Rhimes al frente tienen en común: mostrar a mujeres comprometidas con sus carreras profesionales y las dificultades que eso les supone en esta sociedad. 

Puede que muchos penséis que hoy en día eso del "machismo" ya no existe. Bien, poneos una falda corta y salid a la calle. Luego hablamos.

Annalise Keating busca su propia justicia. Y sí, para ella el fin suele justificar los medios.  


En esta serie se muestra los sacrificios que Annalise tuvo que hacer para conseguir ser una de las mejores abogadas criminalistas del país y como aún así, sus contrincantes recurren a su género para intentar disminuir su éxito. Como por ejemplo cuando se habla del hecho de que es una mujer de éxito en su campo profesional porque no ha sido madre. "Probablemente porque no puede tener hijos." Como si alguna de estas dos cosas fuese una vergüenza imperdonable. 

La maternidad es otro tema muy bien llevado en esta serie. En varios flashbacks se nos muestra como Sam, su marido y manipulador experto, insiste en que quiere tener hijos y convence a una joven y emocionalmente dependiente Annalise de que eso es lo que ella también quiere. Pese a que vemos como la abogada intenta lidiar con el hecho de que va a ser madre, no lo consigue. Y además, se culpa por no quererlo. Culparse por no querer algo que nunca ha querido. Para más inri, acaba perdiendo el bebé. Lo que la traumatiza y marca de por vida, además de tener que convivir con un marido que de forma pasivo-agresiva la culpa por la pérdida de su bebé porque "nunca lo quiso". ¿Una joya de hombre, verdad?

La última opresión a la que Annalise se ve enfrentada está basada en su sexualidad. Como se nos muestra en la tercera temporada, la abogada mantuvo una relación con una compañera de profesión durante mucho tiempo antes de casarse con Sam, su difunto marido. Y es que no importa si está enamorada o no de Eve, lo que importa es que si se descubre su sexualidad, automáticamente todos sus logros profesionales se verán eclipsados. Como si con quien compartes tu vida influyese sobre tu capacidad para resolver casos. 



 
"¡Soy quien soy!"

Estas son las tres opresiones a las que se enfrenta Annalise Keating, del mismo modo que son las piedras angulares en las que se basa la calidad del personaje y su inseguridad. No es una buena persona pero es una persona. Esta dispuesta a todo para sobrevivir y aún así, durante sus momentos más vulnerables vemos cómo ha llegado a convertirse en la "abogada de hielo salva-culos millonarios". Porque sí, será fuerte y astuta pero está llena de inseguridades. Lo cual es bastante lógico si tenemos en cuenta todo lo que ha vivido.

La interpretación de Viola Davis convierte a este personaje en una maravilla pero son todos los elementos que la componen lo que resulta en un auténtico volcán de emociones. Tanto así, que pasas las tres temporadas entre la admiración y la decepción. Pero al final, se demuestra lo que Davis afirmaba en su propia declaración. Annalise Keating es una persona. Nada más y nada menos. Tiene sus puntos buenos, sus defectos y sus experiencias. Son estos tres elementos lo que la han convertido en lo que es y, para bien o para mal, es otro ejemplo de mujer con éxito entre un mar de hombres. 

Lo único que me queda ahora es encontrar una serie donde la protagonista sea fuerte y segura de sí misma sin haber tenido que pasar por varios traumas debido a la opresión bajo la que ha vivido. Aunque si la ficción tiende a ser un reflejo de la sociedad y su realidad, me lo veo muy difícil.


¿Habéis visto la serie? 
¿Qué opináis vosotros sobre la representación femenina en la televisión?
 ¿Alguna recomendación?

Comentarios