Reseña: «Fangirl»

¿Qué mejor para celebrar el día del Orgullo Friki que una oda a lo que significa ser una "Fangirl" en la vida real?



«Fangirl» es una obra de la aclamada Rainbow Rowell, una clara favorita dentro del género joven-adulto. En ella, nos cuenta la tumultuosa experiencia de Cath, quien es una gran fan de la ficticia obra "Simon Snow" (algo así como el Harry Potter de ese momento), tras mudarse a la universidad. Pronto, toda una serie de problemas se le presentan a la introvertida protagonista: su gemela quiere más libertad y, por lo tanto, no quiere compartir habitación con ella; dejar a su neurótico y depresivo padre solo no es la mejor de las ideas, y además, su profesora de Escritura Creativa no considera el Fanfiction una forma real de literatura.

Me encontré con ésta magnífica novela cuando buscaba cambiar un poco de estilo de lectura, dejar atrás algo más serio como Murakami. El joven-adulto siempre ha sido uno de mis géneros favoritos. ¿Qué le voy a hacer? Al final del día, soy una joven-adulta.

Sin embargo, escogí éste libro por el título. Aquellos que bien me conocen y forman parte de mi día a día, saben que soy una Fangirl de libro. Bueno, sin la inmadurez que la adolescencia conlleva, que eso ya lo dejé atrás. Y abogo por el Fanfiction como una forma de literatura. Así que sobra decir que el título me llamó la atención. Y, por suerte, no me decepcionó.

La prosa de Rowell es sencilla, sin entrar en demasía en los detalles descriptivos pero sin olvidar crear una atmósfera que envuelva al lector. Sus personajes son identificables y aunque parezcan muy estereotipados en un principio, se desarrollan de una forma sorpresiva. El romance está presente pero no es la esencia de la novela.

¿Lo mejor? 

Su protagonista. Cath es una introvertida, le cuesta dejarse ver. Tiene las dudas de cualquier joven en la universidad y el miedo de dejar un sitio en el que ya conoce su lugar. Sin embargo, lo intenta. Pero tampoco demasiado. Prefiere quedarse en su habitación escribiendo o leyendo que ir a una fiesta. Aunque no piensa que las fiestas sean lo peor, simplemente no son lo suyo. En definitiva, Cath podría ser cualquiera pero es auténtica. Es real. 

¿Lo peor?

Quizás la mitificación de que en la Universidad está de moda el solo pensar en "¡Fiesta, Fiesta, Fiesta!". Aunque puede ilustrar parte de la realidad, no es del todo cierto. Cada uno percibe su paso universitario de forma distinta.

En resumen, «Fangirl» es una novela fresca y divertida. Con los toques necesarios de dramatismo para hacerla real. Un viaje que lleva a su protagonista a descubrir quién es y qué quiere. O lo que es lo mismo: el principio del resto de su vida.

Comentarios