Cómo cortar lazos (y no morir en el intento).

Nunca es fácil cortar una relación (sea del tipo que sea)


Hay veces en que las relaciones mueren, sin más. Otras, en cambio, requieren de la valentía para dejarlas. Ya sea una pareja o un/a amigo/a, cortar con alguien que nos importó en su momento duele. Hace relativamente poco que atravesé uno de estos momentos y por eso, decidí publicar este post (después de semanas en la carpeta de borradores).

Primero aclarar que no soy terapeuta ni psicóloga. Los pasos vienen por experiencia propia y quizás no ayuden a todo el mundo. Aún así si alguien está lidiando con este problema ahora mismo y encuentra consuelo o ayuda en este post, feliz me hará.


Ten claras las razones. 

Si has tomado el valiente paso de cortar lazos con alguien es porque algo no va bien. Ten claro el porque quieres acabar con esa relación. Será mejor para ti a largo plazo. Quizás incluso para la otra persona también. Piénsalo y recuérdalo.

Háblalo o escríbelo. 

Si existe la posibilidad de hablar con esa persona, hazlo. Simplemente aclarar las cosas, admitir los errores y el porque es mejor que se acabe. Claro está que no siempre existe esa posibilidad. Si crees que mantener una conversación civilizada va a ser imposible, escríbelo. Coge papel o un ordenador y escribe cómo se ha llegado a esta situación.

Borra a esa persona de tus Redes Sociales. 

Quizás el paso más importante. Es difícil, lo sé. No quieres que piensen que eres más débil (no lo eres). Además ¿no demuestra madurez que puedas seguir sabiendo de su vida? La respuesta es NO. No es una guerra. No hay que ser más maduro o más fuerte, hay que ser feliz. Recayendo en el hábito de ver cómo es la vida de esa persona sin ti en ella, dolerá más. Además, no ganarás nada. Las redes sociales son un extracto de la felicidad de la vida, no de la vida en sí misma.

Va a doler. 

Tu posible ira dejará paso a la tristeza. No entres en pánico, es normal. Es humano. Va a doler y cuanto antes lo aceptes, mejor lo llevarás. Quizás estés unos días triste o unos meses. Y si tienes ganas de llorar, llora. No hay nada malo en admitir que algo duele.

Rodéate de quienes te quieren. 

De tu familia y de tus buenas relaciones. Habla con ellos si lo necesitas.Obviamente esa persona te importaba y querrás hacerle saber que te duele. No lo hagas. Habla con los tuyos. Sé consciente de que no eres lo peor. Hay gente que te quiere y te aprecia. Visita a tus padres, sal con tus amigos o escápate de compras con tu hermano/a. Disfruta de ello y déjate querer. No estás solo/a.

Tiempo al tiempo.

Las heridas emocionales toman tiempo. Sin embargo, no será siempre doloroso. Habrá semanas buenas y semanas malas. Con el tiempo, lo dejarás ir por completo. Perderás el hábito de esa persona y con ello, sanarás. No hay un límite de tiempo pero llegará el momento en que no duela.

¿Algún otro consejo? ¿Sugerencias? 

 ¡Todo es bienvenido! :)

Comentarios