«Tokyo Blues» por Haruki Murakami


"Si leyera lo mismo que los demás, acabaría pensando como ellos."

Yo pensaba que leía para evadirme de la realidad hasta que llegué a Murakami.



Me gusta pensar que así como a lo largo de la vida hay momentos que nos marcan, también hay libros que se convierten en un punto decisivo de nuestra historia. Libros sin los cuales, no seríamos lo que somos. Tokio Blues fue mi libro. 

"Lo que nos hace personas normales es saber que no somos normales."

Publicada en 1987, no llegó a España hasta 2005 de la mano de la editorial Tusquets. ¿Los factores de su retraso? Probablemente muchos. Quizás el más importante sea el hecho de que Murakami fue (y para algunos sigue siendo) el bicho raro de la literatura japonesa. Su forma de escribir no acababa de acoplar a la Élite Literaria de Japón, y sin embargo, llegó a convertirse en un bestseller al punto que obligó al mismo escritor a mudarse a E.U.A porque le era imposible salir a la calle en su país natal.

Tokio Blues es, para mí, la mejor historia de amor que no trata sobre amor jamás narrada. Una literatura cruda e humanista. Tanto que en ocasiones había que cerrar la página para poder respirar de nuevo.

"La muerte no existe en contraposición de la vida, sino como parte de ella."

La obra nos sitúa en el Japón de los años 60, donde Toru Watanabe, estudiante universitario, comienza a lidiar con diferentes aspectos de su vida. Dos mujeres, tan distintas como las emociones que le evocan y, todo esto, con las protestas estudiantiles, que se dieron a lo largo y ancho del mundo queriendo cambiar el orden preestablecido, como telón de contexto. Pero que no os engañe, Murakami no habla solamente de amor y revolución. 

Una obra que trata sobre la pérdida, la sexualidad, la nostalgia y la incertidumbre. Quizás fue porque lo leí con 19 años y me sentía tan perdida en mí misma y los posibles caminos como le estaba Watanabe que me impactó tanto. Quizás fue el hecho de que los personajes son identificables no importa tu edad. Con una forma ligera y simple, consigue pese a todo una intensidad que no deja indiferente.

Pese a que todos los libros que he leído en mi vida me han aportado algo, en mayor o menor forma, pocos son los que han llegado a influenciarme tanto como para cambiar algo. Dos veces he recomendado el libro, a dos amigos, que se encontraban igual de perdidos que yo en su momento. Ambas veces me han dicho no solo les encantó la lectura, sino que además piensan que les ayudó. Y quizás, esa sea la magia de Murakami, el desconcierto a lo largo de la historia y esa sensación de haber superado algo al terminar la historia pero sin poder decir el qué.

"Como siempre me veían leyendo, los de la residencia pensaban que yo quería ser escritor, lo que jamás se me había ocurrido. A mí, en realidad, no se me había ocurrido ser nada."

Comentarios

  1. […] novela cuando buscaba cambiar un poco de estilo de lectura, dejar atrás algo más serio como Murakami. El joven-adulto siempre ha sido uno de mis géneros favoritos. ¿Qué le voy a hacer? Al final del […]

    ResponderEliminar

Publicar un comentario