«Un encantamiento de Cuervos» por Margaret Rogerson


«Todo el mundo sabe que los elfos son tan arrogantes como inmortales y por eso les gusta que se los retrate. Además, ansían el arte de los humanos porque ellos son incapaces de crear algo que transmita vida. Isobel los conoce bien, pues se gana la vida pintando sus rostros.
Pero un día el príncipe del otoño entra en su tienda y, al retratarlo, comete un terrible error: plasma en sus ojos el dolor humano que percibe en su mirada, un rasgo que cualquiera de sus súbditos consideraría una debilidad.

Tras recibir el cuadro, el príncipe regresa convertido en cuervo y la acusa de traicionarlo ante su corte. La única manera de solucionarlo es que Isobel se adentre con él en las tierras del otoño para restaurar su reputación. No obstante, deberá tener cuidado: como afirman los elfos, siempre deseamos lo que tiene el poder de destruirnos.»




Los elfos retratados de una forma muy distinta a la habitual.

No las tenía todas cuando compré «Un encantamiento de Cuervos» pero como había leído varias reseñas positivas y era un libro autoconclusivo (¡que últimamente es raro verlos!), le quise dar una oportunidad. Lo cierto es que ha sido una lectura extraña porque me ha gustado pero aún así tiene algo que no termina de convencerme. Y sin embargo, lo leí en dos días.
La novela narra la historia entre Isobel, una retratista humana, y Grajo, el príncipe elfo del Otoño. No creo que sea spoiler decir que nos cuenta la historia que se desarrolla entre ambos y todos los problemas que surgen alrededor de ella porque es algo que desde la primera interacción ya se nota.

Creo que lo que ha fallado para mí de esta novela ha sido el ritmo. Había momentos en que ocurrían muchas acciones muy rápido, y luego había momentos de auténticos parrafones descriptivos. Es decir, el balance estaba un poco desequilibrado y por eso, algunas partes, se me han hecho eternas y me tenía que obligar a leerlas y no hacer lectura en diagonal. Aún así, ha sido entretenida y la trama me ha parecido muy interesante pero creo que la ejecución ha fallado un poco o quizás la novela necesitaba un poco más de edición, no sé, quizás simplemente el estilo narrativo no ha sido lo mío.


2'75/5 ⭐


Lo Bueno:

La Trama. La historia en sí es muy interesante pese a que se trate casi de un retelling de Romeo y Julieta con giros argumentales y personajes alterados. Pero hacia el final del libro me ha tenido muy, muy enganchada porque de repente nada tenía sentido y había un misterio que no me esperaba. Creo que la trama era muy, muy buena pero se necesitaban más páginas (o una distribución distinta de los aspectos esenciales de la historia) para haberla llevado a buen puerto como toca.

Los Elfos. Como ya he dicho antes, la caracterización de los Elfos en este libro ha sido lo más interesante. Realmente ha sido una sorpresa porque me recordaba mucho a la literatura de Neil Gaiman, con sus descripciones de criaturas fantásticas sin bellezas hiperbólicas sino más bien astutamente peligrosos y hermosamente monstruosos. Las partes en que se describía su mundo y su forma de ser me han encantado y ha sido agradable ver otra representación distinta a la de "los perfectos Elfos maravillosos y bondadosos".


Lo Malo:

El Romance. En sí la relación no me ha parecido mal, de hecho Isobel es un personaje femenino increíble y muy fuerte. Me gustaron sus principios y como era fiel a ellos. Sin embargo, el romance en esta historia (que se ve venir a leguas de distancia) ha sido muy rápido para ser verosímil. Es decir, si la autora hubiese dedicado más tiempo a que se formase no daría la sensación de que ha sido todo acelerado para cumplir con el propósito de la trama general.

El estilo narrativo. Si habéis seguido mi blog sabréis que a mi las descripciones que se extienden no me van. Entiendo que, sobre todo en fantasía, es un recurso necesario. Pero muchas veces éstas descripciones no me gustan porque se utilizan para rellenar y, en mi opinión, por no haber encontrado la forma de mostrar ese aspecto del mundo sin tener que explicarlo explícitamente. Y no es una crítica maliciosa ya que cada autor tiene su propio estilo y gusto al escribir, pero personalmente no es algo que me guste. 
En «Un encantamiento de Cuervos» he encontrado muchas de estas narraciones que quizás hubiese funcionado mejor a través de conversaciones o traídas por acciones de los personajes y no simple monólogo interno de la protagonista.


En resumen, es una lectura de fantasía entretenida sí, pero si te gusta el género como a mi creo que te quedarás con ganas de haber sabido más cosas. Sin embargo, para darle una oportunidad al género no está mal al ser autoconclusivo y si te gusta el romance de película, seguramente te guste bastante.


¿Sois más de libros autoconclusivos o sagas?¿Cuál es vuestro género preferido?

Comentarios