«Mi vida (no del todo) perfecta» por Sophie Kinsella

«La vida no siempre es tan perfecta como muestra nuestro muro de Instagram.Katie Brenner, con 26 años, tiene una vida perfecta: un apartamento en Londres, un trabajo glamoroso y un canal de Instagram súper genial. Pero la verdad no es tan glamurosa, en realidad alquila una habitación que es diminuta sin espacio para un armario, tiene un trayecto diario con trasporte público eterno hasta llegar a su espantoso y humilde trabajo de administrativa en una empresa de comunicación, y la vida que comparte en Instagram no es realmente la suya… y espera que un día sus sueños se conviertan en realidad.Y todo puede empeorar. Su vida (no tan) per­fecta se vendrá abajo cuando su jefa vaya a por ella, la despida y Katie no tenga más re­medio que regresar al campo de donde pro­cede y poner en marcha un nuevo negocio, un glamping, un camping glamuroso. Pero no contaba con que una de sus primeras clientas será su exjefa ni con todas las incóg­nitas que esa visita va a detonar.
Tal vez tienen más en común de lo que parece.  ¿Y qué pasa si al fin y al cabo ninguna de las dos tiene una vida perfecta?»


Maravillosamente divertida y muy cercana a la realidad de las pretensiones

Si había leído algo de Sophie Kinsella antes, no lo recordaba. O por lo menos, no había sido tan impactante como para quedarme con el nombre de la autora sin embargo, después de «Mi vida (no del todo) perfecta» no creo que lo vaya a olvidar.
De hecho, no puedo esperar a disminuir la cantidad de libros que tengo en mi TBR para poder hacerme con otro.

Creo que esta fue una de las pocas veces que he comprado el libro con la idea de leer cierto género en mente porque generalmente (si no estoy esperando un nuevo lanzamiento, claro) suelo comprar libros que me han gustado sus reseñas, han sido recomendados o simplemente me llaman la atención. Este libro fui deliberadamente a buscarlo y ¡estoy tan feliz de que no me decepcionara!
Estuve leyendo reseñas en el blog de Chicka Lit (donde siempre encuentro algo interesante) y me convenció de que éste libro era tan divertido como sonaba.

Katie Benner podríamos ser cualquiera de nosotras haciendo scrolling en Instagram y viendo lo maravillosa que es la vida de los demás. Un ejercicio del que todos los que tenemos la App somos culpables. Porque seamos sinceros ¿quién no ha comparado sus fotos, su vida, su alegría o felicidad con la de los demás en Instagram?



Y lo cierto, aunque triste quizás, es que es algo completamente normal y natural. Por mucho que no queramos, nos comparamos muchísimas veces con los demás y la mayoría de las veces es para mal. Si a esto le sumamos que también juzgamos las vidas de los demás por lo que se ve en sus fotos o vídeos, y no por lo que realmente pasa en su vida (porque sería imposible conocer cercanamente a 1 millón de seguidores,claro); muchas veces terminamos asumiendo cómo es la vida de los demás. 

Y esto es lo más interesante de «Mi vida (no del todo) perfecta». Como Katie se da cuenta que las apariencias engañan y no lo son todo. 

Lo Bueno:

Las risas. Creo que es muy difícil no reírse con esta novela porque tiene momentos muy surrealistas (obviamente para darle chicha a la trama) pero que te hacen partirte de risa. Aún así, algunas de las situaciones en las que se encuentra Katie no son tan descabelladas si tenemos en cuenta la forma de ser de la protagonista.

La relación con su familia. Quizás porque yo también he vivido lejos de casa y me era muy fácil ver las cosas desde el punto de vista de Katie, o quizás porque Kinsella tiene una forma de narrar muy empática, la cuestión es que se nos muestra como diferentes maneras de ver la vida pueden convivir y quererse si ambas ponen de su parte. La madrastra de Katie, Biddy es uno de esos personajes que te apetece achuchar y dejar que te console cuando estás mal porque sabes que conseguirás todo lo que te propones si ella te anima. Es una figura maternal sin pretensiones que vuelve sus apariciones una delicia.

Demeter. Me parece un personaje brillante en muchos aspectos pero, sobre todo, una mujer exitosa en su vida profesional que es vista con miedo por sus logros y quien es juzgada por las apariencias, pero es mucho más en su interior. Además, la sororidad que se acaba creando en este libro es genial y uno de los giros más inesperados.

La evolución de Katie. Aunque al principio me parecía un poco repelente y estúpida, conforme avanzaba con el libro me iba enamorando un poco más del personaje hasta que me ha encantado. Probablemente como la acompañamos en todo su viaje cuando llegamos al final no podía hacer otra cosa que sentirme orgullosa de ella.

Lo Malo:

Algunas de las partes emocionales me parecieron algo forzadas. No iban mal para cambiar la dinámica del libro y aportaban realidad a la historia, pero algunas me sobraron porque era como relleno.

La relación amorosa flaqueaba un poco a mi parecer. No porqué no fuese adecuada a la situación sino porque me parece que ha sido acelerada para cumplir con los intereses de la autora. Lo cual no está mal si no acaba teniendo más peso que un simple rollo de la protagonista pero, en este caso, las dinámicas con el interés romántico nos aportan algo de luz sobre la forma de ser de Katie.


En resumen, a mi me encantó el libro porque cumplió con lo que yo quería: una lectura divertida y sobre cómo con 26 años quieres comerte el mundo y no decepcionar a nadie pero a veces dar un paso atrás y replantearse las cosas no esté tan mal.
Ha sido una novela muy entretenida (la leí en 12h un Sábado jajaja) y terminé sintiendo una gran sensación de orgullo y satisfacción con el final.

¿Habéis leído algo de Kinsella?

¿Os parece interesante la novela o no sois mucho de chick lits


Comentarios