«Wonder» por R.J Palacios

"Me llamo August, por cierto. No voy a describir mi cara. Cualquier cosa que te puedas imaginar, seguro que es mucho peor."
 «August Pullman tiene diez años y nunca hasta ahora ha ido a la escuela. Nació con una deformidad facial severa y ha pasado por muchas operaciones; prácticamente no sale de casa y si su madre ha sido la responsable de su educación. Él es un chico normal y corriente, por eso sus padres deciden que ha llegado el momento de que vaya a la escuela. August sabe bien que no todo el mundo es capaz de ver más allá de su cara y, en este primer año de escuela, le tocará convencer a sus compañeros de clase que no tienen por qué tratarle como si fuera especial. En ocasiones, deberá incluso convencerse a sí mismo.»


A veces, también me gustaría poder llevar un casco.


 Ahora entiendo porqué causó tanto furor en su momento.

Lo mío con  «Wonder» ha sido un quiero pero nunca tengo tiempo. Luego se convirtió en un quiero pero si me va a hacer llorar no quiero. Finalmente, decidí leer el libro de la forma más absurda (normalmente, suele ocurrir): estaba ayudando a mi madre a limpiar y la televisión estaba encendida. Mientras yo iba a la mía, me llamó la atención Julia Roberts en la pantalla y presté atención. Cuando vi al niño con el casco de astronauta andando, casi me mato corriendo para apagar la televisión. 
Fue en ese momento que decidí que tenía que leer el libro antes de spoilearme. Ya ni la limpieza era terreno seguro. 

Ya tenía una idea, más o menos precisa, sobre lo que iba a ocurrir con «Wonder». Sin embargo, hubo una cosa con la que no conté: sentir tanta felicidad. Admito que en varias ocasiones lloré de frustración pero, en general, el libro te deja un sentimiento de esperanza que es muy agradable. 

Creo que August es el tipo de protagonista que a todo el mundo le gusta: es ingenioso y valiente. Sin embargo, es un niño. Y aquí podría haber habido un gran problema, si quien escribe no lo lleva bien, es complicado para un adulto empatizar con un niño. Con «Wonder» esto no ocurre por diversas razones: la narración y la situación. La redacción en primera persona ayuda mucho a ponernos en los zapatos de su protagonista; pero además, la situación de August la hemos vivido niños y adultos por igual. No importa en qué momento de nuestra vida, la gran mayoría se ha sentido observado, analizado, le han hecho burlas, etc. Por ello, es muy sencillo sentirnos cercanos al protagonista. 


Yo sabía que me iba a gustar, terminó por encantarme. 

4,5🌟

Lo bueno:
Trata el tema del bullying. Así, tal cual. «Wonder» nos da una lección de moralidad pero con una ración de realidad, por desgracia, muy auténtica. Los libros con ésta temática suelen gustarme siempre que tengan detrás una lección y aquí, se cumple. 

No todo es perfecto. Aunque hay muchos momentos de alegría combinados con tristeza; incluso los padres de August en ocasiones no saben cómo reaccionar ante una situación o cómo tratar a su hijo. Esto le añade un toque realista que deja claro que no estamos ante una novela utópica, no se trata de mostrar que es posible sino de mostrar cómo es posible hacer la vida de August más sencilla. 

Los personajes. Pese a que hay algunos que son tan planos como una tabla, la mayoría tienen algún que otro pequeño toque que los llega a distinguir y les proporciona un trasfondo magnífico. Obviamente, la palma se la lleva Olivia, porque nos muestra la dualidad entre lo mucho que quiere a su hermano y lo duro que resulta para ella no tener identidad propia debido a lo especial de el mismo. Esos sentimientos encontrados que son tan duros de leer, pero tan reales. 

Lo malo:
Algunos de los conflictos se resuelven de forma muy sencilla. No es que todo deba ser trascendental, pero sí parece que la pluma sabía muy bien a que cosas quería prestar atención y a cuales no. No es un gran problema, porque al menos no se dejan cabos sueltos de la trama, pero en ocasiones era un poco molesto estar leyendo, creando un momentum para que luego se acabase en dos frases y chimpún.

En resumen, una lectura muy, muy recomendada. Ilustra uno de los problemas sociales más recurrentes hoy en día y puede ser una gran ayuda a muchas personas jóvenes que se encuentren en esta situación. De igual modo, es una buena muestra tanto para padres como profesores. Una historia tierna, divertida y que te hace llorar de alegría; eso sí, antes tienes que sobrevivir al drama. 

¿Lo habéis leído? ¿Os suelen gustar los libros con niños como protagonistas?¡Contadme en comentarios!


Comentarios

  1. Pues yo aún no me animo ni a leer el libro ni a ver la película. No me gusta el drama ni pasarlo mal, leo para desconectar de la realidad y pensar en otras cosas y mira que aún eligiendo otros géneros, muchas veces lo paso mal, jajaja. Sin embargo, saber que voy a leer un libro en el que seguro que lo paso mal... uf, me cuesta animarme. Aún así todo el mundo habla maravillas de él y me gusta saber que al final te deja un sentimiento feliz pero, de momento, no creo que me anime.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Entiendo lo que dices jajaja a mi normalmente también me pasa, aunque me aseguré antes de que el drama no fuese excesivo xD

      Lo cierto es que me sorprendió eso justo, que pese al tema tan delicado e importante que trata, no tiene un enfoque extremadamente dramático si no todo lo contrario: August se ve un niño normal y cree que lo que lo hace "diferente" es como lo ven los demás y no sí mismo. Eso me pareció una aproximación muy curiosa a la percepción que tenemos de la "normalidad" :)

      Pero cada uno a su ritmo, lo mejor es leer un libro porque nos apetece. Y si no nos gusta el drama, pues hay montones de libros más y maravillosos también por leer ;)

      ¡Gracias por pasarte!
      Un saludo ^^

      Eliminar

Publicar un comentario