Londres en 2 días

Después de un descanso mensual, totalmente inesperado, vuelvo a la carga con aquella entrada sobre la escapada a Londres que os prometí. Odio dejar el Blog desatendido tanto tiempo pero, a veces, las cosas vienen así de repente y hay que lidiar con ellas. 
Sin embargo, ¡ya vuelvo a la carga!

Visita Express a la capital británica



El fin de semana del 20 de Mayo, aprovechando que el lunes era festivo en Barcelona, nos escapamos dos días a Londres. Aunque en realidad, el motivo del viaje era ir a ver el musical Wicked pero ya puestos, nos quedamos un día más para visitar la ciudad de forma express. 





Y digo express porque con las veces que ya he estado en Londres siempre se me queda algo por visitar o descubrir. Así de genial es la ciudad. 




Día 1: Llegada y poco más

Salimos sábado por la tarde y llegamos a Gatwick a las nueve pasadas de la noche. Entre salir del aeropuerto, cambiar dinero y el camino al hostel; se nos hicieron las once hasta que pudimos cenar. 

Para los que nunca hayan ido a Londres, básicamente cada aeropuerto tiene su forma óptima de ir hacia la ciudad. Desde todos ellos se puede coger un autobús que tiene parada en las zonas más céntricas de la ciudad y, por el precio, la mayoría utiliza éste método. 
Sin embargo, Gatwick tiene la ventaja de estar conectado con Victoria Station directamente por el Gatwick Express. Es bastante caro (18,80) pero es lo más rápido que hay porque en 30 minutos te plantas allí. 

Una vez en Victoria solo nos quedaba comprar las Oysters e irnos al Hostel. Y aquí viene un pequeño consejo si nunca habéis estado en Londres. 

La OysterCard es básicamente una tarjeta que sirve para todos los transportes (metro, bus, tren, tram) pero que se paga por trayecto. Es decir, que se te cobra un precio u otro dependiendo de a qué zona vayas. Una de las ventajas para los turistas es que hacerla cuesta ₤5 pero si antes de irte la devuelves, te reembolsan ese dinero. Es como un depósito vaya. También se pueden ir recargando o pedir que te pongan "por días".

Pero ¡CUIDADO! Porque aquí es donde la fastidiamos un poco nosotros (aunque en realidad, el chaval de la taquilla nos pilló por tontos o algo). Cuando rellenas para dos días, no son 48h. Dos días implica que si la compras Lunes, te durará Lunes y Martes. Así que nosotros que la pillamos Sábado a casi las 11 de la noche, nos encontramos el Lunes mañana con que no podíamos usarla (una señora muy amable a la que fuimos con comprobantes de compra nos lo solucionó).

El primer Café en Londres.
Una vez con nuestras Oysters en mano, caminito al Hostel. La verdad es que tuvimos mucha suerte porque calidad-precio, fue una maravilla. Resulta que se trata de una cadena y tienen Hostels por todo el mundo. Cuando llegamos (fue el día que se casaba el Príncipe Harry) había una fiesta montada y nosotros flipamos un poco. Estábamos preocupados por si se escuchaba algo desde las habitaciones pero en absoluto. Dormimos como bebés esa noche. 

Todas las habitaciones y baños estaban muy limpios y había varías zonas comunes. Nosotros no pasamos casi tiempo allí, pero lo cierto es que fue muy agradable. También tienen desayuno por las mañanas que si reservas con ellos es gratis. A nosotros nos tocó pagar, pero son ₤3 por persona y hay un poco de todo: tostadas, yogur, leche, té, cereales etc. 

Se llama St Christopher's Inn  y vale muchísimo la pena :)

Día 2: Museo de Historia Natural + Kensington Gardens-Hyde Park. 

El segundo día empezamos pronto y decidimos ir al Museo de Historia Natural y luego dar una vuelta por la zona de los parques, el Buckingham Palace y el Puente de Londres. 

Este edificio siempre impresiona.

EL MHN es uno de esos sitios que aunque visites mil veces, siempre hay algo nuevo o interesante que ver. En parte decidimos ir porque Sergi no recordaba haber ido. Pasamos toda la mañana viendo el sitio (si quieres ver el museo tranquilamente, las 3 horas no te las quita nadie). Incluso nos tomamos un descanso a las 12 en la parte de los jardines que hay en el exterior. 

Muertos de ver la Mitad el Museo xD

Después del Museo la idea era ir a comer algo por Hyde Park. Sin embargo acabamos andando un montón porque nos metimos en Kensington Gardens y yo quería encontrar la estatua de Peter Pan (aparece en la novela «Otoño en Londres» y me hacía ilusión ir). La cuestión es que nos perdimos. Sí, nos perdimos en los jardines. No sé cuantas horas acabamos andando pero, una vez la encontramos, fue algo decepcionante (¡lo siento!). Pese al calor y la caminata, los parques son preciosos y la verdad es que no parecía que estábamos en medio de la ciudad para NADA. 

Tan bonito y natural, no parece la ciudad.

Una vez nos hicimos el ánimo, salimos a comprar algo de comida y volvimos a comer y echarnos en la hierba porque hacia un día maravilloso. Se notaba porque era Domingo y estaba a rebosar de gente. Estos brits sí que ven el Sol y se vuelven locos. 






Queríamos ver Picadilly Circus de noche, así que para ir haciendo tiempo andamos hasta Buckingham Palace y turisteamos un rato. También visitamos el Puente de Londres, Westminster Abbey, el Parlamento y el Big Ben (estos dos últimos siguen en obras así que ver, vimos poco xD). De ahí ya cogimos el metro para ir hacia el centro. La cosa es que, no había forma de que se hiciese de noche jajaja. Así que entramos a un Mcdonalds a tomar algo mientras esperábamos que fuesen las 9 para poder ver las luces y pantallas en Picadilly.

Al final nos animamos y dimos una vuelta por China Town que total, está al lado. Y cuando por fin se hizo de noche, fuimos a Picadilly y Leicester. Cenamos y volvimos al Hostel porque el día siguiente era EL GRAN DÍA: íbamos a ver Wicked. 


Día 3: King's Cross, Camden Town, Librearías y Wicked. 

Lo mejor que pudimos hacer, fue dejar Camden para el Lunes. Al ser un día entre semana, no había tantísima gente como suele haber (aún así había mucha) y pudimos estar más tranquilos. 

Antes de ir pasamos por King's Cross (aquí fue cuando nuestras Oysters murieron y tuvimos que ir a ver qué pasaba) porque queríamos ver si había mucha cola para sacarse la foto de Harry Potter. Sí, había una cola enorme a las 10 de la mañana. Así que visitamos la tienda, nos sacamos una foto como los delincuentes que somos y nos fuimos para Camden.

Camden es otro de esos sitios que nunca te cansas de visitar cuando vas a Londres. No solo por el encanto que tiene en sí mismo, también porque en las tiendas encuentras de todo. Literalmente. 

A Sergi le perdimos casi al entrar (le chiflan éste tipo de sitios) y nosotros aprovechamos para visitar dos tiendas donde compramos en Diciembre (fuimos de viaje con la familia) y cargamos un poco más. 
Os dejo aquí una muestra de su arte (LITERAL): compré un anillo muy simple pero precioso y compramos 3 Posavasos y 1 Taza porque nos encantan las ilustraciones de ésta tienda (¡Tenemos a 6 personajes del MCU ya!).  Además también compré un par de collares para mi y mi mejor amiga (para su cumple jajaja) que están hechos con flores reales y que eran preciosos. 

Todos tienen Instagram/Facebook y si os gustan, tengo la tarjeta de todos para ponerse en contacto :)
Tengo 3 anillos de esta tienda. Hechos a mano y muy simples pero muy elegantes.

Todo son flores naturales y los combina con metales.

Enamorados nos tiene este artista.

Obviamente, en Camden estuvimos toda la mañana y acabamos pillando algo para comer allí. Yo me pillé unos Mac&Cheese de uno de los puestos de la zona de comida que me enamoraron. Eran ₤8 pero valían la pena y llenaban un montón (aunque no eran la opción más sana, vaya). 

Una vez salimos de Camden (que nos costó) queríamos visitar algunas librerías más especializadas que habíamos encontrado recomendadas en Internet. Fuimos a una que se especializaba en cómics y era como un paraíso, también visitamos una que tenía libros de segunda mano y antigüedades que te dolía solo ver el precio; y, finalmente, yo tenía mucha ilusión por visitar una que se especializaba en el mundo de Alicia en el País de las Maravillas pero que también fue un poco decepcionante (el señor de la tienda fue bastante seco también...). 

Y ya, como hasta las 7 no teníamos que estar en el Apollo Victoria, nos metimos en la tienda de LEGO y pasamos una hora y pico construyendo cosas y charlando con los dependientes. Muy majos ellos. 

Luego nos separamos porque solo Sergi y yo íbamos al Musical. Y bueno, Wicked. Es que no puedo decir nada más que MENUDO PASOTE DE MUSICAL, QUE BONITO QUE ME ENCANTÓ. 
Nuestras caras de alegría pero rebentados jajaja
Ahora enserio, fue maravilloso. El Musical tiene un significado especial tanto para Sergi como para mí, así que poder ir allí y verlo con él ya fue genial. Pero además, la producción es increíble. A día de hoy, el mejor musical que he visto (y eso que El Rey León tenía una primera posición difícil de batir). 
Lo único así más malo, es que todo es carísimo pero vaya, que ya te lo esperas. 

En resumen, si podéis y os gustan los Musicales, ¡ID A VERLO!

Después de la maravillosa experiencia musical, nos volvimos para el Hostel y cenamos rápidamente porque salíamos a las 2 de la mañana para el aeropuerto. Aún así, nuestro vuelo se acabó retrasando y llegamos hechos polvo a Barcelona pero bastante satisfechos con el viaje. 



Se ha quedado larguísima la entrada pero aquí tenéis dos días y medios muy condensados. A ver si edito pronto los Vlogs y tenéis referencias más visuales jajajaja. 

¿Habéis estado en Londres alguna vez? ¿Qué es lo que más os gustó? ¿Qué os gustaría visitar que no hayáis visto? 

¡Contadme en comentarios!


Comentarios