CHEESECAKE DE OREO ¡de rechupete!

¡Te chuparás los dedos con esta Cheesecake de Oreo!


Hoy he decidido compartir con vosotros una receta que siempre triunfa ¡la cheesecake de oreo!


Los que me conocen saben que me encanta la repostería. Me calma muchísimo el seguir una receta y concentrarme en seguir los pasos. Aunque mi momento preferido siempre será ese en el que los demás prueban la creación. No hay nada mejor que la comida hecha con amor. Debido a mi afición, siempre suelo hornear bizcochos, pasteles o cualquier tipo de postre. Además, muchas veces suelo comer solo una porción y dar el resto por lo que así evito los quilos de más ;)


Para el pasado Fin de Año decidí arriesgarme con esta Cheesecake de Oreo. Siendo sincera, las cheesecakes y yo no nos llevamos muy bien. Aún así, decidí armarme con MUCHA paciencia (fundamental en la repostería) y probar.


¡El resultado fue tan bueno que la volví a hacer dos veces, una de ellas para el cumpleaños de una amiga!


Así que sin más dilación, os dejo con el Paso a Paso de la receta :)



INGREDIENTES PARA LA CHEESECAKE DE OREO:


Para la crema de queso: 
- 600ml de nata (35% materia grasa)
- 250g de queso de untar (tipo philadelphia)
- 250g de chocolate blanco
- 150g de azúcar blanco
- 100ml de leche (tibia)
- 1 sobre de cuajada
- 1 paquete de galletas oreo (4 galletas)
- 1 cucharadita de esencia de vainilla

Para la base:
- 160g de galletas oreo (1 paquete de los largos)
- 50g de mantequilla sin sal
- 1 cucharadita de vainilla

¡AL LÍO! 


Paso 1: Trituramos los 160g de galletas oreo hasta que se queden como polvo.

*Consejo: Yo las pongo dentro de una bolsa de plástico y las golpeo con un rodillo. Rápido, sencillo y limpio.



Paso 2: Derretimos los 50g de Mantequilla. Una vez derretida lo mezclamos con las galletas trituradas hasta que se haga una pasta.

Paso 3: Colocamos la mezcla dentro del recipiente y con una cuchara grande vamos distribuyendo y machacando la pasta por toda la superficie. Aseguraos de cubrir todo porque luego puede filtrar la crema si se queda algún hueco. 



Paso 4: Una vez cubierto, metemos el recipiente en la nevera para que se haga duro. Mientras esperamos, vamos haciendo la crema.

Paso 5: Mezclamos los 100ml de leche tibia y la cuajada. Una vez integrado le echamos una cucharadita de esencia de vainilla. Apartamos y dejamos reposar.



Paso 6: Mezclamos los 250g de queso con los 150g de azúcar blanco. Aseguraos de que queda bien integrado y luego lo reservamos.



Paso 7: A fuego lento, calentamos los 600ml de nata con el chocolate blanco. Coged una olla bastante honda ya que después habrá que integrar el resto de ingredientes y además, la mezcla crecerá ¡no queremos que se nos desborde! Aunque el chocolate se haya derretido, seguimos con la mezcla al fuego hasta que hierva. 

Paso 8: Una vez está hirviendo, añadimos el queso y el azúcar previamente mezclados. Cuando todo esté integrado añadimos la leche y la cuajada.

Paso 9: Seguimos calentando la mezcla hasta que vuelva a hervir. Es muy importante llevarlo hasta el punto de ebullición. 

Paso 10: Una vez ha hervido lo retiramos del fuego y dejamos que la mezcle se temple. Ya que si la añadimos caliente sobre las galletas duras, se nos deshará la mezcla de oreo + mantequilla.

Paso 11: Cuando ya esté templada la mezcla y ANTES DE QUE EMPIECE A CUAJAR vertimos en el molde. De manera opcional si os han sobrado galletas, podéis romperlas en trocitos y meterlas dentro de la mezcla (os podéis ayudar con una cuchara o un tenedor). Luego lo metemos en la nevera y dejamos enfriar mínimo 6h (lo mejor es hacerla de una día para otro, así está toda la noche endureciéndose).



Una vez lo sacamos de la nevera y desmoldamos podemos decorarla a nuestro gusto. Yo suelo optar por rallar un par de oreos por encima para que no se quede tan blanca ¡probad cosas!

Et voilà! Ya tenemos una cheesecake de oreo riquísima y sin contar calorías porque si se cocina con amor nunca se engorda ;)


¡Espero que la disfrutéis!

Comentarios